COVID-19 bajo la lente

Esta selección de tomadas durante la pandemia provocada por el COVID-19 nos enseñan nuevas situaciones generadas por el confinamiento. Constituye una memoria visual de los estragos, desplazamientos e innovaciones que trajo a su paso.

La convocatoria covid-19 bajo el lente ofrece situaciones inéditas que fueron capturadas por fotografías tomadas durante la pandemia provocada por el covid-19 (de marzo a agosto de 2020). El equipo editorial de Encartes quiso dejar una memoria visual de los estragos, desplazamientos e innovaciones que trajo a su paso y lanzó un concurso abierto de fotografía. Las fotos seleccionadas nos enseñan  nuevas situaciones generadas por el confinamiento, como los rostros de dos mujeres de edad avanzada que miran la calle desde su ventanas,  o los parisinos saliendo a los balcones a aplaudir a los héroes de la salud, o el oficinista que convierte su cama en escritorio.

El miedo al contagio instituyó el uso del gel antibacterial como moneda de intercambio humano, instituyó el cubrebocas no solo como prenda sanitaria, sino incluso como gadget de última moda, o reconvertida en una máscara jocosa, como se ve en la sonrisa enigmática del Guasón. Incluso se instaló como nueva prenda íntima que se lava y se plancha diariamente como las demás.

La pandemia trajo a su paso nuevos paisajes de desolación incluso en las plazas y en los centros de las ciudades de mayor concentración humana. Impuso relaciones con “sana distancia” a tal grado que trastocó las interacciones cara a cara, virtualizando  no solo el trabajo sino las relaciones íntimas y las fiestas de cumpleaños, o convirtiendo la celebración a la madre en una procesión de automóviles. También se impuso en el cierre de los templos, aunque los fieles siguieron buscando la bendición de la virgen tras los barrotes.  La sana distancia afectó las manera de vivir y experimentar  el espacio y el tiempo cotidiano, provocando largas filas para hacer el supermercado, o introduciendo nuevas distancias periodísticas para entrevistar a las acuciadas fuentes oficiales de salud. El covid-19 no será olvidado, las fotografías muestran también la creatividad popular capaz de reconvertir al amenazante virus en una inofensiva y colorida piñata que podrá ser quebrada a palos en una fiesta infantil.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *